Adicción al amorHay que diferenciar una relación basada en el amor, respeto y admiración, siendo una relación sana en la que cada uno tiene su espacio e individualidad con una relación basada en la dependencia emocional o “adicción al amor”, entendida como necesidad de estar en pareja para no sentirse solo.

A menudo podemos creer que estamos enamorados de nuestra pareja y que ese es el motivo que nos dificulta dejar la relación cuando los problemas van aumentando y sentimos que ya no funciona. Pero puede tratarse de dependencia emocional creada hacia nuestro compañero/a sentimental.

La BAJA AUTOESTIMA es la base de la dependencia emocional y motivo por el cual uno puede acabar convirtiéndose en un “ADICTO AL AMOR”.

Se trata de personas que tienen siempre la necesidad de tener pareja y si su relación fracasa rápidamente buscan un sustituto para evitar sentirse solos emocionalmente. Mostrarán gran ilusión, a veces delirante, cuando conozcan a personas, depositando en ellas la expectativa de convertirse en su nueva pareja.

Su propia satisfacción dependerá del otro puesto que posicionan la pareja como el centro de su vida. Este hecho les traerá sufrimiento y dificultad a la hora de gestionar los conflictos y la posible pérdida sentimental, llegando incluso a padecer ansiedad y depresión. Además esta actitud finalmente es captada por la pareja creando una reacción negativa en el otro que finalmente genera lo temido por estas personas, la ruptura sentimental.

Niveles bajos de autoestima, necesidad de aprobación, miedo al abandono o soledad y necesidad de quedar bien serian algunas características de personas que padecen dependencia emocional.

Así pues, la dependencia emocional es un funcionamiento patológico que genera malestar emocional, dificulta la creación de vínculos sanos e impide el disfrute de las relaciones.

 

A %d blogueros les gusta esto: